Así como en los pequeños patrimonios no existe otra fórmula para mantener el capital (al menos no sufrir mermas considerables de su capacidad adquisitiva en el tiempo), sea cual sea la edad con la que contemos, sea cual sea nuestra aversión al riesgo, sea cual sea nuestro midset, nuestra forma de pensar y actuar con estos nuevos montantes de patrimonio es fundamental ya que se amplía bastante el abanico de las inversiones que se pueden realizar.

Planificación fiscal

Se hace necesaria una planificación financiera personal o al menos tener un especialista a su lado.Las posibilidades de diversificación y consolidación del patrimonio son mayores, enfrentar un mayor riesgo es una opción válida, siempre y cuando contemos con tiempo para consolidar los inversiones realizadas y con unos ingresos recurrentes que permitan seguir manteniendonuestra calidad de vida. El riesgo ha asumir dependerá de esas dos variables: el tiempo que tengamos para consolidar y la probabilidad de quedarnos sin ingresos recurrentes.

Por supuesto, si quiere que el gestor de su dinero sea un profesional y/o especialista cualificado (Como Dany PerezTrader, experto en finanzas y trader en MDC Trading Academy), deberá dar indicaciones encaminadas al mismo objetivo, preservar el capital:

–>Emprenda sin más preámbulos un plan de ahorro para la jubilación, los planes de pensiones, son un instrumento de primera, fundamentalmente por la desgravación fiscal que conllevan. Puede que sus inversiones en activos financieros y no financieros ayuden a complementar su calidad de vida llegada la jubilación pero todas tienen una pega «no desgravan» y llevan aparejadas cargas fiscales.

Sus cargas fiscales serán altas, el crédito hipotecario desgravará algo y tendrá poco a lo que aferrarse, tiene liquidez suficiente para sus imprevistos anuales no hay escusa desde el punto de vista de un gestor para no tener en cartera planes de pensiones.

–>Por otra parte sin tener el nivel de patrimonio suficiente como para hacer ingeniería fiscal, o participar en una sicav, la carga fiscal soportada si que invita a tratar de optimizar las consolidaciones del patrimonio. No es conveniente tener demasiado activo inmovilizado por miedo a aflorar plusvalías, podemos correr el riesgo de no disponer de la liquidez necesaria en el momento adecuado. Por contra, las minusvalias pueden ser una opción valorable a la hora de cerrar el año fiscal. Existe cierto juego plusvaliasminusvalias anuales que debemos tener en cuenta.

–>El acercamiento a los mercados financieros debe ser más especializado, es posible que con este nivel ya se tengan determinados conocimientos acerca del funcionamiento del mercado bursátil, y en este punto es necesario recordar siempre lo mismo, el objetivo de gestionar es preservar el capital.

No por tener más capital se debe estar dispuesto a asumir más riesgo del necesario, es decir se trata deludir el riesgo innecesario, el mercado no recompensa al que asume riesgo innecesarios. Cruzar la calle por el paso de cebra, es un riesgo, pero no es el mismo que no hacerlo, comprar una segunda vivienda para disfrute o como inversión tiene riesgo, si no estas seguro de poder mantener tu nivel de ingresos has asumido un riesgo innecesario

Acudir a OPV´s, ampliaciones de capital, descontar «noticias», son estrategias de más corto plazo que pueden ser rentables siempre que se crucen por el camino de cebra, es decir siempre que, incluso en el peor de los escenarios, la pérdida no suponga una necesidad imperiosa de vender para cubrir otras necesidades. Tu nivel de ingresos te debe permitir afrontar tus equivocaciones y el impacto de las mismas sobre tu calidad de vida deben ser minimizado al máximo.

Fondos de inversión diversificados, dependiendo del disponible, la cartera puede tener un amplio abanico, una cesta a medida. Fondos valor, enfocados al dividendo, fondos crecimiento, con valores que por fundamentales aparecen «baratos», etc..y gestionados por profesionales son una opción válida siempre que el gestor pueda ser valorado. Existen opciones a explorar en renta fija, pública y privada, esta última mal tratada últimamente con los fondos donde siempre debemos valorar el factor humano, el gestor.

La seguridad de los activos debe ser mayor cuanto menor sea el volumen del patrimonio, aunque siempre debe predominar una apuesta conservadora sobre el patrimonio, en todos los niveles de patrimonio, darle un poco de alegría a nuestra cartera es una opción personal que enlaza directamente con las dos variables anteriormente citadas la variable tiempo y la probabilidad de quiebra personal o profesional.

El juego y/o cobertura que proporcionan los productos derivados, en el corto plazo, hacen de estos un instrumento de primer orden para añadir cierto riesgo o sal a nuestra operativa y en este sentido el asesoramiento de profesionales es de vital importancia.

—>Los mercados no financieros, la inversión informal (que no quiere decir poco profesional) en negocios y/o proyectos es una opción a valorar ya que proporciona una rentabilidad tangible en forma de reconocimiento social, valor añadido que aunque es valor en riesgo, es valor tangible, palpable. Actualmente existen cauces para actuar como ángeles financieros, internet, redes de business angels públicas y privadas.

Son desembolsos pequeños que indudablemente afrontan un riesgo y con unas rentabilidades aún no muy tabuladas y cuyo riesgo fundamentalmente se centra en el factor humano, sin embargo es una opción personal frente a los fondos e instituciones financieras de capital riesgo público y privado, en las cuales no eres más que un apunte en cuenta, en la suya.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *